TARTA AL WHISKY

Galería

INGREDIENTES:

Para el bizcocho

  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 pizca de sal

Para el relleno

  • 2 yemas
  • 75 g de azúcar
  • 40 ml de leche
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 50 ml de whisky
  • 400 ml de nata

Para el almíbar

  • 100 ml de agua
  • 1 buen chorro de whisky
  • 50 mg de azúcar

Para la cobertura de yema pastelera

  • 2 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 8 g de maicena
  • 45 ml de agua
  • colorante

Decoración

  • 200 ml de nata
  • 200 g de almendra en grano

tarta whisky

En un molde alargado (también se puede hacer en uno redondo) colocar una base de papel de horno para después poder desmoldar bien.

Mezclamos los ingredientes del bizcocho poco a boca y lo batimos bien hasta que doble el volumen. Lo metemos al horno unos 20 minutos a 180º.

Mientras recogemos la cocina y preparamos los ingredientes para el paso siguiente (lo que hacemos es ganar tiempo para que cuando el bizcocho esté listo se vaya enfriando y lo podamos desmoldar con facilidad).

Para hacer el relleno ponemos un recipiente con agua al fuego (que no hierva) y encima un bol en el que iremos haciendo la mezcla. Primero mezclamos muy bien las yemas y el azúcar y después añadimos el whisky. Aparte calentar la lache y disolver en ella la gelatina. La consistencia varía a medida que seguimos batiendo. Cuando veamos que se va espesando añadimos la leche caliente con la gelatina. Lo retiramos del fuego y dejamos que temple.

Ahora montamos la nata con unas cucharadas de azúcar glass y lo añadimos a la mezcla anterior. Reservamos.

Hacemos el almíbar calentando el whisky con el agua y el azúcar hasta que coja cuerpo.

Con el bizcocho desmoldado, en el mismo molde, ponemos papel film para cubrir todas las superficies y después poder sacarlo bien. Colocamos encima el bizcocho y lo bañamos con el almíbar. Tiene que quedar bien empapado por todos los lados. A continuación echamos la mezcla que teníamos reservada hasta casi el bode y lo metemos en el congelador para que vaya endureciendo.

Mientras tanto preparamos la yema pastelera. En otro bol ponemos todos los ingredientes y batimos muy bien. Después lo colamos en un cazo y lo llevamos al fuego sin dejar de remover hasta que espese. Lo dejamos templar.

Cuando la mezcla que está en el congelador haya endurecido un poco ya la podemos cubrir con la yema y la volvemos a meter en el congelador.

Cuando esté suficientemente dura podemos desmoldar y colocarla en la bandeja de presentación. Después poner por encima azúcar (opcional) e ir quemando con un soplete de cocina o un quemador. Se termina de decorar con nata montada por los lados y con la manga pastelera por encima. También se le pueden añadir trocitos de almendra tostada por los lados. Volver a meter al congelador hasta el momento de servir.

Otra forma de decoración sería triturar una tableta de turrón duro e ir pegándolo por encima y por los lados, le dará una textura muy crujiente en el exterior.

Para que el corte sea suave es mejor sacarla un ratito antes.

Sería ideal hacerla de un día para otro.

Si quieres seguir las fotos del paso a paso, visita  la página de Petit Chef.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s